Afrodita exprés

Mi hijo recibe mi pecho como un gorrión hambriento: desplumado y con el pico abierto. Ahora, ademas, mueve la cabeza de derecha a izquierda y dice ummm ummmm en tono imperativo. Yo he ido cogiendo agilidad con el corchete del sujetador de lactancia y cual afrodita exprés desenfundo la teta en cerocoma al sonido de mi gorrión.

Ummmmm ummmm 3…2….1….click…… teta fuera!

Cuando tiene mucho hambre succiona un poco y suspira y se pone bizco mientras cierra los ojillos como diciendo ” ay ay mama que casi muero de inanición” y a mi me entra la risa por ver tanta teatralidad en un ser tan pequeñito, pero me contengo para no perturbarle.

Despues, todo es intimidad y calma, no hay otro momento para mi mas dulce, mas secreto, mas bello que cuando estoy en la cama junto a mi hijo y le veo succionar con ansiedad para despues irse sosegando y cerrando los ojos y relajando su cuerpecito y aflojando los labios y dormir.

Bueno, a veces no suelta y tengo que meter suavemente mi dedo en su boca para hacer palanca y liberar el pezón….pero son las menos 😉

Atrás quedaron las grietas, el dolor, la inflamación…tuve que ir a la matrona y escribi a la liga de la leche, pero hoy disfruto de la lactancia. Eso si, os confieso que a la teta le ha salido un serio competidor: las botellas.

Desde que mis padres le dan biberón, mi hijo se pone bizco ante cualquier botella, ya sea de leche, de coca cola o de ron…incluso con la de aceite de almendras dulces se activa en modo gorrión… lo peor es que a mi en cuanto dice ummm ummmm se me salta el corchete…espero que no me pase en la fruteria 😉

20130922-033235.jpg

Anuncios