Las papayas y el amor

A mi antes no me gustaban las papayas.

No se bien como ocurrió. Abrio la tienda hace apenas un mes y he de decir en mi descargo que desde el primer momento hubo feeling entre el frutero y mi hijo. Le miro y me dijo que no solo era muy guapo el niño, sino que tenia mirada de inteligente, y con esta verdad como un templo extendió el feeling a la madre.

Estamos en estos dias tontos de verano en los que hay poca gente en las tiendas, asi que mientras yo voy cogiendo la fruta, el mece a mi hijo en el carrito, y me habla de su pais, de como se monta una tienda, de su vida, de como dejo todo por un amor imposible, de su familia … en fin, que yo vuelvo con frecuencia para que me cuente un poco mas de esas historias que parecen cuentos, y mientras tanto echo en bolsas la fruta sin ton ni son, que tengo la nevera a explotar de papayas.

Hago aqui un breve inciso para contaros, si no lo habíais descubierto ya, que el frutero es guapiiiiiisimo, que tiene unos ojos grandes y negros, un poco llenos de nostalgia o lejanía, no se aun. Ademas no viste de frutero, viste como si fuera a un partido de criquet.

Hace un par de dias al darme unos melocotones miro al niño y le dijo:

– donde estar tu padre?

” viajando viajando” conteste yo, por no decir “lejoslejosmuylejos”.

Mi madre nota algo. Ahora siempre que voy a su casa y me dice ” hija, llevate unas peras ( que manía las madres con las peras, verdad?) le contesto ” no, no, tengo muchisima fruta” y mi madre, que me conoce bien, no da crédito. Creo que me van a descubrir.

Con esto no quiero decir que me haya enamorado del frutero. No. Mas que nada porque tambien me habla de lo bonitos que son los matrimonios concertados segun la tradición de su pais y de lo mal que ve que las mujeres quieran divorciarse tanto en España. Vamos que le cuento yo lo que es ser MSPE de donante anónimo por FIV y se cae de culo.

No, no se trata de que me haya enamorado, se trata de que pense que tardaría mucho mas, años, en abrirme al amor, en que estaría centrada en mi hijo sin ver mas alla y me ha sorprendido descubrir que no es asi. Mi hijo me ha llenado de energia, de ganas de vivir a tope, de amar la vida, de enamorarme y aunque se que por ahora todo mi tiempo, toda mi vida estan dedicadas a disfrutar junto a el y cuidarle, me gusta esta sensacion inesperada de sentirme vibrar de nuevo ante un hombre guapo.

Es por eso que cuando abro la neveray salen despedidas a presion las papayas a mi me da por reír y pienso ” pues anda que cuando empiece con las papillas de verduras…” 🙂

20130804-203838.jpg

Anuncios