El sonido mas bello

Yo siempre me imagine que mi primer contacto con mi hijo seria visual, habia escuchado hablar de ese cruce mágico de miradas en el paritorio, habia visto tantos vídeos donde las madres lloran al vislumbrar la cabeza de su hijo saliendo de sus entrañas, habia visto y oído tanto, en fin, que cuando me encontré en el quirófano tras una cesarea de urgencia y SIN GAFAS no me podia creer que aunque me estaban mostrando a mi hijo de lejos yo no veía nada.

Entonces ella, mi matrona, me hizo un regalo. Me acerco a mi hijo y me lo puso sobre el pecho de tal manera que su cabeza quedaba junto a la mia. Y ahí ocurrió, le escuche respirar. Era una respiración pequeña, viva, rápida…como la de un animalillo asustado.Y yo la escuchaba tan cerca! Me impresiono tomar conciencia de mi hijo a traves de ese sonido y aun hoy, a veces, me lo coloco en la misma posición y su respiración me lleva a ese momento en el que sentí por primera vez que le protegería siempre.

***********************************************************

Fue mas o menos al final del primer mes. Habia noches en las que despues de una toma me quedaba dormida con mi hijo en la cama. Serian las ocho de la mañana cuando abrí los ojos y allí lo tenia justo enfrente mio, con los ojitos de pillo bien espabilado y dedicandome su primera sonrisa ….y entonces de su boca salió el sonido de una risa corta, gutural y llena de amor. Me derretí.

************************************************************

Cuando me fui de vacaciones a casa de mis padres yo era una mama primeriza bastante entera, muy segura de estar siguiendo mi intuición maternal, tranquila y con el rostro distendido. Mis conversaciones con mi hijo eran en un tono intimo, dulce, con palabras nuestras, idiomas inventados….pero en la casa de verano no encontraba mi lugar, siempre nos interrumpían con ruidos, palmadas fuertes, palabras repetidas a gritos AJOAJOAJOAJOAJOAJO!!!!!!! Parecía una competición por ver con quien se activaba mas el niño…y yo sentía que perdía. Dudaba.Me tamabalee un poco como madre.
Entonces, una noche, ya con la puerta de nuestra habitación cerrada, los dos a solas, me miro con su carita iluminada y con la vocecilla mas dulce del mundo dijo suave y bajito “ajo” y lo hizo en nuestro idioma 🙂

********************************************************************

20130609-005535.jpg

Anuncios